La sobada

Estándar

(Traducción y comentario de « La découverte des matrones mexicaines » en Patrice Van Eersel. Mettre au monde, pp. 78-80)

Cuando Muriel Bonnet del Valle dio a luz a su primer hijo, entró en el túnel de un baby blues (depresión puerperal) que le impidió hacerse cargo de él, perdida en no se sabe qué procesos esquizo-paranoides. Cuando volvió a encontrarse con ella misma, tiempo después de haber recibido varios tratamientos y por último una cura de sueño que la sacó a la superficie de su vida, empezó a reflexionar sobre el origen de la postración que la había apartado de su hijo.

Pronto llegó a la conclusión de que su forma de parir había tenido mucho que ver con sus problemas psiquiátricos y para entender y entenderse, empezó a investigar sobre sí misma y sobre la causa que ella pensaba había sido la responsable de sus desdichas.

Tenía 25 años en la época de su embarazo y antes y durante el mismo, había estado en contacto con las culturas primitivas africanas y contactó a su vez con las técnicas más modernas que se manejaban en los años setenta en relación  al parto.

Las consideró todas y al final del embarazo se aterrorizó con la idea de que la cabeza del bebé no podría pasar a su través y eligió la forma más moderna que se estaba empezando a adoptar en Europa: la anestesia peridural.

Pensó que la separación de su  consciencia del cuerpo dormido en el que se indujo artificialmente el parto de su hijo sin su participación activa y consciente había sido la causa de su terrible baby blues.

Su investigación la llevó por el mundo y entre sus numerosas aportaciones nos ofrece la descripción de la sobada, un masaje milenario presente en la tradición de la partería americana, practicado por las parteras a lo largo de la historia y que Muriel llegó a tiempo de que ellas se lo contaran y a tiempo de asistir a su práctica por las parteras herederas de la sabiduría tradicional. Así lo plasma Patrice Van Eersel en Mettre au Monde y ella misma expone su aventura vital y el recorrido de su extraordinaria experiencia post baby blues en La Naissance, un voyage – ou l’accouchement à travers les peuples (L´ Harmattan, 2000).

La Sobadaes una técnica de masaje destinada a todos y en particular a las mujeres encinta o en trance de parir; así describe Muriel la sobada que la comadrona Doña  Remigia practicó en su presencia en el pueblo de Tekom (México):

La sesión se desarrolla en el suelo, la gestante está estirada sobre una manta, su cuerpo destapado solamente en el lugar que se está masajeando, la comadrona a su lado, sentada en un pequeño taburete de madera, las manos untadas con aceite de almendras dulces.

Empieza el masaje con un movimiento circular de sus manos sobre el abdomen de uno a dos minutos, a continuación hunde profundamente los dedos en el vientre, atrapa el útero y lo hace ascender hacia el ombligo (Un útero desplazado provocaría dolores, irregularidades en la menstruación, riesgo de infertilidad o descenso de los órganos).

Otra prioridad de la sobada es verificar la posición del tipté. Situado en el centro del cuerpo, justo detrás del ombligo, en el sitio en el que los yoguis sitúan el chakra manipura, el tipté está considerado como la maquinaria del cuerpo que regula la mayoría de las funciones internas. Es el órgano central de la anatomía maya. Es indispensable que el tipté esté en su lugar par evitar indigestiones, vómitos, diarreas y sensación de debilidad general. Para devolverlo a su lugar, la comadrona desliza dos dedos en el ombligo.

A fin de completar el lifting interno de la parturienta, Doña Remigia hace rodar un rebozo bajo sus caderas, con una mano en forma de puño empuja el periné hacia lo alto, con la otra verifica que los órganos estén bien centrados.

A continuación la gestante se sienta y la comadrona trabaja su espalda a uno y otro lado de la columna vertebral, insistiendo en los riñones que van a estar muy solicitados en el trabajo del parto. Después pasa delante y masajea pecho y brazos, la sobada termina en muslos y pantorrillas; si es necesario se aplica un vendaje para mantener el útero en su lugar, sujetándolo por un paño fuertemente atado en el bajo vientre; es frecuente vendar en el sexto mes, periodo delicado y en el que la mujer deber seguir realizando trabajos pesados.

Basada en siglos de práctica, esta forma de masaje permite a la comadrona descubrir y sobre todo corregir una malposición fetal (operación de reconversión dolorosa, pero que aún en nuestros días permite ahorrar a la mujer encinta ser enviada al hospital, lo que constituye el terror de las campesinas, porque allí se practica el tacto interno, impensable entre los mayas porque significa una acogida glacial y porque se ha visto morir a muchos bebés). En este pueblo del Yucatán, Muriel presencia y participa en varios partos y hace observaciones: la parturienta está tendida en una hamaca, se levanta para agarrarse a una cuerda colgada de una viga del techo. Cuando aparece una contracción, sopla en una caña de bambú (o en una botella de coca-cola) y emite un sonido como el de una flauta de Pan. De vez en cuando se levanta y se acuclilla, apoyando su cara contra el pecho de su marido que reza; cuando su mujer se apoya sobre él, él le toma la cabeza entre las manos; cuando ella se acuesta en la hamaca, él se coloca detrás y le sopla largamente en la cabeza para darle energía, las mejillas infladas como las de un trompetista, los labios apretados sobre la coronilla de su mujer.

El cuidado más original de la preparación al parto en el Yucatán es la técnica del masaje de la sobada. Se practica en el tercero, sexto y octavo mes de la gestación y el tercer día después de la gestación, además de repetir la técnica, 20 y 40 días después del parto. En esas fechas la comadrona consulta a la puérpera para asegurarse de que el útero está en su lugar, es decir: a 4 dedos sobre el pubis, si hay necesidad un sólido masaje lo pondrá en su sitio.

Esta descripción de la sobada se la debemos a Muriel Bonnet del Valle que anduvo por los confines del mundo buscando respuestas a su baby blues y encontró una profesión, –“mujer sabia” (sage  femme) llaman los franceses a las comadronas– que la reconfortó y le dio ánimos para no renunciar a la maternidad sino encontrar en la maternidad el sentido de la vida. Las comadronas que conoció a lo largo de su investigación le abrieron sus brazos, le brindaron su sabiduría, se curó, se hizo comadrona y nos ofrece su experiencia internacional y la experiencia de su vida para que sigamos adelante, para que nos abramos al diálogo y no nos conformemos con “ eso es lo que hay”, pues lo que hay  (un baby blues) puede superarse si en vez de conformarnos, buscamos respuestas y caminos que desarticulen el funcionamiento rutinario, mecánico y poco respetuoso de los sistemas sanitarios con la maternidad inherentes ellos mismos a la formación de baby blues.

Carmen C.

(* El vídeo “Sobada y manteada” editado en 1994 por el grupo TICIME, www.parteras.org, describe estas técnicas obstétricas utilizadas por las parteras mexicanas)

About these ads

»

  1. El libro de Muriel Bonnet del Valle existe en traducción al español: “El nacimiento, un viaje. El parto a través de los pueblos”. Edición Mexicana Talleres de Jorge Cuellar Meléndez, 2007, 245 pp.

  2. Muchas gracias por esta información y por todas las del blog!

    Poco a poco voy leyendo y disfrutando mucho.

    Comparto este enlace para el debate, si ha lugar:

    Y también expreso que he leído la palabra “lucha” en la misma frase que “parto” y que veo en ello una gran “contradicción” :)

    Muchas gracias por crear este lugar para la expansión de las experiencias, el conocimiento, el sentir… del parto.

    Mónica R.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s